Madeira

Madeira,  una pantalla de dos colores:

verde y azul

Con un espacio natural muy variado y rico, mar y montaña, la Región Autónoma de Madeira es una Región Ultraperiférica reconocida por su vasta biodiversidad.

En la tranquilidad de la naturaleza se ofrecen experiencias deslumbrantes, ya sea haciendo “levadas”, que son caminatas junto a canales de irrigación que transportan agua de las montañas, a jugar al golf o a disfrutar de un paseo relajante en barco. Para despertar la adrenalina, el desafío puede pasar por el canyoning, BTT, paseos de jeep o incluso parapente.

Además del patrimonio natural, en el que destaca el bosque de Laurisilva reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad, su patrimonio cultural es un testimonio valioso de su historia y legado del tiempo en que la Región formaba parte de las principales rutas comerciales de Europa. De ahí son ejemplos la diversidad museológica, guardián de esas memorias, y estilos arquitectónicos bien demarcados como el gótico y el manuelino, visible particularmente en la Catedral de Funchal, que refuerza la afirmación de ciudad turística.

Geografía

El archipiélago de Madeira, cuya capital es Funchal, se sitúa en la placa africana, en el océano Atlántico, entre 30 ° y 33 ° de latitud norte, casi a la misma latitud de Casablanca; a 978 km al suroeste de Lisboa, a unos 700 km al oeste de la costa de África y 450 km al norte de las Islas Canarias.

Este archipiélago está formado por la isla de Madeira, con un área de 741 km²; por la isla de Porto Santo, con 42,5 km²; por las islas Desertas, con un total de 14,2 km² en el conjunto de sus tres islas; y por las islas Salvajes, cuyo conjunto de tres islas y dieciséis pequeños islotes detienen un área de 3,6 km². Sólo Madeira y Porto Santo están habitadas.

La Región Autónoma de Madeira abarca también el mar circundante y sus fondos, en particular las aguas territoriales y la zona económica exclusiva.

Su posición geográfica privilegiada y su orografía montañosa confieren a la isla de Madeira una agradable condición climática, con temperaturas medias muy suaves, que oscilan entre los 25 ° C en verano y los 17 ° C en invierno, unidas a una humedad moderada. Por influencia de la corriente caliente del Golfo de Méjico, el agua del mar es igualmente muy templada, presentando promedios en el verano de 22° C y de 18° C en invierno.

La Región Autónoma de Madeira presenta, aproximadamente, 255 mil habitantes y una densidad poblacional de 318 habitantes / km².

Sistema político

Madeira es una región autónoma de la República Portuguesa consagrada en la Constitución Portuguesa de 1976. Su autonomía política, administrativa, financiera, económica y tributaria no afecta a la integridad de la soberanía del Estado y se ejerce en el marco de la Constitución y del Estatuto Político y Administrativo aprobado por la Ley nº 13/91, de 5 de junio, y revisado por la Ley nº 130/99, de 21 de agosto.

Esta Región Ultraperiférica portuguesa tiene sus propios órganos de gobierno: la Asamblea Legislativa y el Gobierno Regional.

Economía

La economía de Madeira se basa en el sector de los servicios (85% del PIB), siendo el turismo el principal impulsor y la mayor fuente de ingresos de la Región por el efecto multiplicador en varios sectores de actividad y, en particular, por la contribución a la creación de empleo.

La industria regional está dominada por pequeñas y medianas empresas. En ella coexisten actividades de carácter artesanal, como los famosos bordados, las tapicerías y artículos de mimbre, con las industrias agroalimentarias, de bebidas y de tabacos. De destacar el relevante papel que desempeña la Zona Franca de Madeira en la diversificación y modernización de la economía regional.

En el sector primario (2% del PIB) se destaca, en la agricultura, la producción de plátanos, las flores, los frutos subtropicales y la uva destinada a la producción del vino de Madeira, uno de los productos más emblemáticos de esta Región. La producción agrícola se ve dificultada por sus características orográficas, en especial el acentuado declive de los terrenos, por la exigüidad de la superficie agrícola útil y por la predominancia de la pequeña propiedad.

La actividad pesquera asume una importancia económica y social de algunas comunidades dependientes de la pesca. Es desarrollada por una flota de pequeña dimensión, con destaque para la pesca del pez espada negro y el atún.

Teniendo en cuenta las restricciones geográficas, la Región tuvo que hacer una fuerte inversión en la mejora de las accesibilidades para el desarrollo económico en Madeira: infraestructuras de apoyo a la red viaria – carreteras, viaductos, puentes y túneles; ampliación del Aeropuerto de Madeira; y la nueva Gare Marítima Internacional del Puerto de Funchal.

 

Infraestructuras

La Región tuvo que hacer una fuerte inversión en la mejora de las accesibilidades para el desarrollo económico en Madeira.

 

Paraíso Turístico

La economía de Madeira se basa en el sector de los servicios (85% del PIB), siendo el turismo el principal impulsor y la mayor fuente de ingresos de la Región

Industria

La industria regional está dominada por pequeñas y medianas empresas. En ella coexisten actividades de carácter artesanal, como los famosos bordados, las tapicerías y artículos de mimbre, con las industrias agroalimentarias, de bebidas y de tabacos.


Madeira en fotos